Radio Comunidad Claromecó

El Wichi en Claromecó

De origen Toba, creció entre los Wichis

Fabian (el Wichi), está vacacionando en Claromecó hasta el día 28, mientras tanto, ofrece las artesanías que realiza con partes de la palmera.

En Tres Arroyos es muy conocido, fue el primer trapito de la ciudad. Su parada estable es en la esquina de Alsina y Av. Rivadavia desde hace 2 años y 8 meses.

Si bien nació en una comunidad Toba, de pequeño se escapó y se fue a vivir con los Wichis.

Ha recorrido 18 provincias y 4 países.

Su primera infancia transcurrió de golpe en golpe, hasta que a sus 12 años se escapó con los wichis, con quienes se sintió identificado y de los cuales aprendió a realizar artesanías que le han dado de comer en todos lados.

Poder estar hoy, disfrutando del mar, es algo impresionante para él. Agradece a la gente que le brindó la posibilidad de sus vacaciones gratis (se encuentra en la Colonia de Vacaciones).

La gente de Tres Arroyos le ha dado trabajo de onda, los extraña, ya falta poco para su regreso y lo volverán a ver en su esquina. Su horario es de 8 a 20 hs.. Hace de todo: lava autos, vende artesanías, turrones, pañuelitos o hace changas que le ofrezcan. Todo esto con total de andar bien por la vida.

Con Lucas está muy agradecido porque le ha dado trabajo, lo ha llevado a comer. También ha limpiado las vidrieras de los negocios del centro.

Su vida en el Chaco

Lo que más extraña es poder regresar al Chaco y ver cómo quedaron parte de sus raíces que son pocos, ya que fueron desarraigados, parte de los Tobas también se han ido a las ciudades porque la mayoría son carpinteros, quebracheros, algodoneros.

Las artesanías que aprendió con los wichis lo ha sacado adelante casi toda su vida. Tiene 39 años y no se arrepiente del recorrido que lleva su vida.

Es el menor de 9 hermanos. Su madre tiene 97 años y se mudó a La Plata hace aproximádamente 15 años, a quien quizás podrá ver dentro de 8 meses. Está esperando regresar a su trabajo para ahorrar el dinero del pasaje e ir a visitarla y darle una apapachada después de no verla durante mucho tiempo, porque todos lo necesitamos.

Su experiencia en la ruta es alucinante, tanto en el norte como en el sur del pais, del oeste al este, es bonito conocer gente, como conocer Claromecó y su gente, en donde podes dialogar con respeto y más en esta época en que no hay tanta gente.

Si alguien quiere descansar, tendría que ir al Chaco «Argentinidad pura».

Para salir adelante, de niños se dedicaban a la pesca y la artesanía y cuando eran más pequeños aún, cosechaban frutos «ajenos», lo recordó al ver unos chicos de acá colgados en una planta de higos. Con quienes compartía esos momentos, uno está en Urugua, otro en Brasil y otro se fue al cielo (aunque no sabe si les va a llegar, les manda un beso gigante a los Suarez).

Escuela y campañas políticas

Durante su infancia no concurrió a la escuela, símplemente porque no había. Realizó sus estudios de grande.

Durante campañas políticas llegaban camiones con donaciones, recordando 2 puntualmente (una de cal y una de arena)

El equipo de Lanata llegó con camiones con donaciones, tomaron la foto y volvieron a cargar y llevarse todo.

Santo Biasatti, que si fue en persona, les dejó todo lo que habían llevado, en esa oportunidad es cuando Fabian (el wichi) y sus amigos conocieron las alpargatas y las zapatillas.

El agua que consumían no era apta, pero no tenían otra, lo que llevaba a descomposturas que duraban 3 días. Sin acceso a la salud, solo viajando para Resistencia o Quitilipi. Adentro de la comunidad, tienen los cuidados que practican ancestralmente con yuyos. Por ejemplo el dolor de muelas lo curan con quebracho hervido.

Sus artesanías

Con las hojas de palmera, realiza artesanías como gladiolos, canastos. Estos son eternos una vez que se secan obtienen el característico color marrón claro. Es súper maleable, artesanía pura y desde la naturaleza. A la palmera no se la daña, se extrae del corazón en donde se sigue reproduciendo, en donde están unificadas que van en punta buscando la luz es en donde está toda la salvia de la palmera y se vuelve a reproducir sobre ese mismo corte. En la comunidad es un elemento de la naturaleza de primera necesidad, ya que con ella atan todo tipo de cosas, como lo es para la construcción de sus viviendas que son de palos y atadas con este elemento, como así también para las balsas, con nudos. Hay un nudo que hacen uniendo cada trozo, que queda absolútamente unificado y forma una soga que al momento de secarse completamente queda muy fuerte.

De Dunamar sacará la materia prima de las palmeras, avisa a la gente que si lo ven, que se queden tranquilos que no lastimará a las plantas.

Trabajo social

Por ser tan entrador y trabajador, tiene buena respuesta de la gente en general. Gracias a ello, es que también puede ayudar a otras personas. En plena pandemia salía a vender lo que pudiera y muchos colaboraban con mercadería envasada, a su vez él las llevaba a la gente de los Ranchos. A la cancha en donde jugaba un ratito al fútbol, les dejaba las galletitas y los alimentos a las familias con muchas criaturas.

En Claromecó

Agradecido con la gente de Claromecó por las compras de las artesanías que realiza y el respeto que recibe de la comunidad.

Este vacío con silencio, sentarse frente al mar, escuchar el ruido de la naturaleza. Con tanta tranquilidad y seguridad junta.

Enamorado de Tres Arroyos y conocer a Claromecó fue una maravilla. Promete volver la temporada que viene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICAS