Radio Comunidad Claromecó

Golpiza en el Secundario

Golpiza en el Secundario

Tras sufrir durante largo tiempo de bullying, el día martes, una adolescente recibió una golpiza en el Instituto Secundario Claromecó.

Esta mañana salimos al aire de la RCC con la mamá

María Rosa, es la mamá de una alumna del Secundario. Su hija durante varios años sufrió el bullying de un grupo de compañeras. Pero esta vez fue mucho más allá y recibió una golpiza durante la hora de gimnasia en el Instituto educativo.

La mamá decidió hablar públicamente, según manifestó «cuatro chicas en la escuela le pegaron a mi hija. Es un resultado de bullying de hace mucho tiempo. Ella sufre hace años, hostigamiento, insultos, comentarios en las redes sociales. Yo siempre le digo que no tiene que responder, que tiene que ignorar. Uno no se da cuenta la inmensidad de los daños psicológicos que pueden ocasionar esas cosas».

Puntualizando en el hecho, María Rosa destacó que «el martes, ella encaró a una de las chicas que había subido una foto de ella en redes sociales insultándola. Empezaron a discutir, la increpó, mi hija reaccionó, y vinieron y le pegaron entre cuatro, en la hora de educación física. Le pegaron brutalmente, de tal manera que terminó hospitalizada en Claromecó, con suero. Con dos analgésicos en ese suero. Después la trasladaron a Tres Arroyos para hacerle los estudios, tomografía y rayos. Salió que tenía una escoliosis, una desviación en la columna, asi que los golpes tuvieron mayor repercusión en su cuerpo».

Agregó la progenitora que «nos dijeron que no había coágulos, que los golpes no habían ido más allá, por el momento no hay otra secuela más allá de esto que digo. Terminó con el cuero cabelludo lastimado, uñas arrancadas, el pelo se le caía a mechones».

«Fue una situación totalmente agresiva que no debería pasar y menos en una institución. Hoy puede ser mi hija, mañana cualquier otra/o.», subrayó.

Redes Sociales

María Rosa añadió que «lo más triste es que las agresoras lo toman a gracia. En las redes sociales han comentado, como burlándose de la situación. Yo hice la denuncia penal como corresponde. Se les notificó a ellas. Pero lamentablemente, como una de las agresoras es hija de una policía, se filtró la información antes de que yo firme la denuncia. Y se les avisó para que saquen todos los insultos y comentarios referidos a mi hija. La mayoría son en Twitter. Sin dar nombres, pero marcando situaciones».

Agregó que «le decían cosas en la calle, le gritaban, la empujaban y también le comentaban cuando ella participaba en clase».

Es un grupo de chicas aún mayor de las chicas que pegaron, liderado por una que tiene «algo» contra la agredida.

Señaló también la mamá que «no es nada personal ni con la chica ni con nada. Yo no tengo nada con los padres de ella ni nada. Pero me duele que al llegar la notificación a los padres, que sus hijos golpearon brutalmente a una chica, en lugar de llamarles la atención y tener empatía, al contrario, justificando o haciendo vista gorda. El bulling es de los agresores, pero también es de las personas que se callan y no actúan en el momento en que pasa».

Cuando se entera de lo sucedido

La chica manejó la situación como pudo. Escapó directamente del lugar, el Secundario luego llamó a la madre para notificarla de la situación. Añadió María Rosa que «imaginate como madre, que informen eso. Circulaban audios diciendo que ella salió tambaleando. Me llené de angustia, me dio bronca, el director del Secundario me llamó. Mi marido encontró a mi hija, y de ahí la llevamos al Hospitalito, luego fuimos a la Comisaría, y a hacer todos los trámites. La verdad, podría haber terminado en cualquier cosa. La idea de esto es que no vuelva a pasar».

Problemática Institucional

Más adelante, la madre enfatizó que «el problema que tiene la institución es que hay súper población de chicos. En la hora de gimnasia, hay 40 ó 45 chicos con un sólo profesor. Entiendo que podrían haber actuado de otra manera, pero también entiendo en que fue la manera en que pudieron. Ante un hecho así, que no sabían qué hacer, obviamente tienen la parte de culpa que les corresponde».

Estatización

María Rosa hizo hincapié en la importancia que tendría la estatización del Instituto Secundario, que desde el mes de diciembre se encuentra trabada en Tres Arroyos, en un ida y vuelta entre el Ejecutivo y el Concejo Deliberante, pasando por el Consejo Escolar. De lograrse la estatización, podrían dividirse los cursos, establecer un doble turno, y de esa manera los profesores y preceptores no tendrían que manejar grupos tan numerosos. Añadió la mujer que «por ahí esta situación sirve para acelerar las cosas. Y que todas las personas que sufren bulling y quieran acercarse, para que entre todos podamos encontrar una solución. Es lógico que en un grupo de 45 chicos surgen conflictos. Igualmente esto viene desde hace años».

Indicó también que «lo principal es que no vuelva a pasar, que pueda volver a caminar tranquila por las calles de Claromecó, que pueda volver a la escuela. Si los padres de esos chicos no se acercaron para preguntar cómo está mi hija, quiere decir que esos chicos no tienen ningún control. Si nadie les llama la atención esto puede volver a suceder y ser peor. Por el momento mi hija no va a volver a clase hasta que todo se tranquilice y puedan hablar. Con los padres, alumnos y profesores».

Grupo contra el bullying

La idea de María Rosa es formar un grupo con todas las personas afectadas con esta problemática, para en conjunto trabajar para hallarle una solución. Invita a que se contacten con ella.

«Esto no puede volver a pasar ni con su hija, ni con nadie más. No se puede dejar pasar que no tengan conciencia sobre lo que se hizo mal, porque si 4 chicas de 16 años, no tienen el arrepentimiento de lo que hicieron, qué se puede esperar a futuro. Actuaron 4, pero son más las que la hostigan», destacó.

Se conocen casos de bullying en donde los chicos han tomado la peor determinación y ella no quiere eso para su hija, ni para los hijos de los demás.

Hay otro caso de agresión, con otras personas diferentes, que ocurrió fuera de la institución educativa, a unas cuadras, luego de retirarse de la misma. En este caso, la alumna agredida está muy deprimida y pone estados en los que expresa su deseo de no vivir más.

Pretende que se escuche, se actúe y que si hay un equipo en la Escuela, que trabaje sobre estos temas. Que haya contención, pero en forma privada, no que después se divulgue por la Institución lo que pasa y eso provoque inhibición en los chicos para hablar.

No callar más!!

No es cosas de chicos

No se puede hacer oídos sordos y decir que son cosas de chicos, hay que hacerse cargo y trabajar para que no suceda. Hay que escuchar a cada uno que va con una problemática y no desestimarla, sino trabajar en ella.

Desde la Institución, le dijeron que se despreocupara, que ya habían borrado todo, pero eso no indica una solución. Hay que darle la debida importancia de lo que afecta a cada uno, porque no se queda en una cosa individualmente, es la suma de situaciones, entonces hay que tratarlas como conjunto y no en particular y descartar.

Hay otras situaciones en donde han fotografiado a un chico en el baño de la escuela y no quiere ir, otro al que le dicen gordo y no quiere comer, o al que le dicen raro por alguna situación que ocurrió en otro momento, o raro por el pelo, o por los anteojos, o por cualquier cosa; el que hace bullying se aferra a cualquier característica para tratar despectívamente a alguien.

Amenaza al aire

Mientras estábamos al aire, llegó un mensaje en tono de amenaza que transcribimos textual, tal como fue escrito:

«Hola buen día, agale saber a XXXX y a su madre, que cuente bien la historia porq estoy escuchando cosas q no son y pobre de ella si anda dejando mal paradas a las chicas q le pegaron, porq le va ah ir peor , y bien merecida la tiene por hacerce la milipili en el salón»

¿De qué sirvió hablar sobre la golpiza en el Secundario? Justo lo opuesto a todo lo planteado en la nota.

Libres de bullying

María Rosa aportó los datos de una página de face muy interesante:

La Asociación Civil Libres de Bullying se constituyó con el objeto de ofrecer a la comunidad herramientas para prevenir, detectar e intervenir en situaciones de bullying en el ámbito escolar, deportivo y comunitario.

A través de su tarea, se propone disminuir la incidencia en nuestro medio de esta dinámica que afecta a niños y adolescentes de todos los grupos sociales.

Hace más de 25 años realiza capacitaciones docentes, talleres para familias y estudiantes, orientación a equipos directivos, asesoramiento a organizaciones no gubernamentales y entidades de gobiernos nacionales, provinciales y municipales. Ofrece programas de prevención y guías de intervención institucional.

Tiene alcance nacional (Argentina) e internacional, siendo referente regional de la temática. Aborda el ciberbullying y otros riesgos del uso de redes sociales y juegos en red en la infancia y adolescencia.

Directora María Zysman Lic. en Psicopedagogía, Universidad del Salvador. Posgrados en Autismo y TGD y en Déficit de Atención y Dificultades de Aprendizaje, Universidad Favaloro. Formó parte de la Unidad Sanitaria Nº21, Bologna, Italia. Autora de Bullying, cómo prevenir e intervenir en situaciones de acoso escolar y Ciberbullying, cuando el acoso viaja en las redes. Ambos editados por Paidós. Es docente invitada por Universidades Nacionales e Internacionales. 

Un comentario

  1. Habría que empezar educando y multando a los padres. Que pinten el colegio, corten el pasto, hagan trabajos horas comunitarias. Una vez que se declare culpable a los las agresoses/as.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICAS