Radio Comunidad Claromecó

  TRENDING

Matías, el notero eterno

Matías, el notero eterno

No hay explicación, es completamente absurdo. Es desgarrador, es un bombazo que te paraliza. Y seamos sinceros, cuando ocurre una muerte cercana es inevitable pensar en la muerte propia. En cómo todo cambia de un instante al otro, literalmente.

A la edad de 43 años falleció Matías Roberto Attem, el Nano, el Turquito, si, el Gordo, como lo rebautizaron despectivamente en Despedida de Solteros. Hace alrededor de un mes a Matías le dieron la peor noticia: cáncer, así, con todas las letras. Dejemos los eufemismos de lado, a Mati no le hubiese gustado que andemos con vueltas, y la zanata esa de «una cruenta enfermedad». No había prácticamente nada para hacer, de dónde agarrarse, el diagnóstico era terrible. Y el desenlace conocido y esperado. Pero aún así, cuando llega, es un baldazo de agua fría, te aniquila.

Matías, periodista joven, con el Potro Rodrigo

Nano siempre tuvo un objetivo muy claro. Su vocación fue el periodismo, específicamente el de espectáculos. Acercarse a los famosos, a la farándula, estar ahí. Pero ojo, no hay que confundir o menospreciar ese trabajo. Matías tenía amplios conocimientos, y una capacidad acaso única de entrevistar. Con humor, con buena onda, era capaz de hacerle hacer cualquier locura al entrevistado.Si bien fue conductor y lo hizo con solvencia, lo suyo era claramente ser notero. En la calle, en el barro, donde está la noticia. Y si no está, generarla.

Jugando a la Play con Rodrigo Palacio, y los relatos de Milton Ré

Siempre buscando una vuelta de tuerca, con creatividad, con imaginación. Nada de pregunta y respuesta de casette. Todo lo contrario, generando contenido, que la experiencia de una nota se transformase en un espectáculo en sí mismo.

Con Piñón Fijo, para el programa local 2983

Matías llegó a la RCC por primera vez como movilero de Roberto Sarlangue en Vivamos la Aventura, verano del ’99. Junto a Fernando Catalano recorrían la playa buscando la nota, los personajes, lo que suele llamarse «el color del verano». Paralelamente ya tenía su programa en FM Visión de Tres Arroyos. Y aquí va la primera anécdota, de las cientos de miles que hay. Nano quiso hacer un móvil desde una moto de agua, y lo hizo. Pero en un viraje repentino, cayó al agua, con handy y todo. Hubo que realizar toda una puesta en escena para que Tito Martínez no se enterase.

Entrevistando a Mirtha Legrand

Durante todo ese año continuó trabajando como notero de la radio. Viajó a Buenos Aires varias veces. A los Martín Fierro, a Un Sol Para los Chicos, eventos donde se movía como pez en el agua. Lograba lo imposible, notas con todo el mundo, en tiempos donde se trabajaba con grabador de casette. Fue en ese año donde hicimos con Matías, Eugenio Verkuyl y quien escribe, un programa llamado Reunión Cumbre. Que se emitió únicamente durante la Fiesta de la Primavera, es decir, duró una semana.

No todo es espectáculo. Gran nota con Guillermo Vilas.

Lo que laburó Nano para ese programa fue descomunal. La tira televisiva del momento era Campeones, de Canal 13. Y la apertura de Reunión Cumbre era con Osvaldo Laport haciendo de Guevara y Fabián Mazzei haciendo de Garmendia, nombrando al programa y lanzando dardos y amenazas mutuas como los dos boxeadores que encarnaban en la ficción. Los separadores, que eran alrededor de 100, eran todos famosos diciendo con quién harían una reunión cumbre. No estoy seguro que hayamos alcanzado a pasarlos a todos al menos una vez. Por ese espacio recibimos un Águila de Oro ADECOS. Por un programa que duró ¡una semana! y tenía una producción de lujo. Todo idea de Matías.

Con Charly García, en una de las tantas noches locas del bicolor

Luego siguió su carrera en medios de Tres Arroyos. Tuvo programas en FM 105, trabajó en LU 24 donde llegó a conducir la mañana, y nuevamente lo hizo con total solvencia. En la misma emisora condujo la trasnoche. Inauguró un espacio en el que nuevamente puso toda su creatividad. Por ejemplo, llamaba al hotel alojamiento El Torreón y sacaba gente al aire.

Con Ricardo Fort, logr´´o una charla exclusiva con la RCC

Por eso no hay que confundir. Matías no sólo era un cronista de la farándula, ese era su berretín, si. Pero era capaz de llevar adelante cualquier nota, con políticos, deportistas, funcionarios, con todos. Por aquel entonces el Ministro del Interior Carlos Corach era como el vocero del menemismo. Aparecía todas las mañanas en el hall de su edificio rodeado de periodistas, marcando un poco lo que sería la agenda del día. En uno de los tant´ísimos viajes a Buenos Aires, Nano salió en un móvil con Corach, en exclusiva para la RCC. También cubrió la muestra de La Rural, entre otros eventos.

Fabiana Cantilo rompe un televisor a martillazos en 2983 TV

En todos esos viajes, que eran bancados por él, llevaba su infaltable cámara de fotos. Se retrataba con todos los entrevistados, tenía una coleccción interminable de fotos con famosos de toda índole.

Por un tiempo se alejó de los medios. Trabajó en la Cooperativa Obrera. También se dedicó a la actividad física, puntualmente al triatlón. Pero luego volvió, la vocación tiraba mucho más que cualquier otra cosa. En el verano 2006 volvió a la RCC con ciclo propio. Nació así Se Me Perdió la Malla. Ese programa de las tardes generó momentos extraordinarios, como una nota a Carozo y Narizota, al doctor Tangalanga, a Cacho Castaña, Pablito Ruiz cantando «oh mamá ella me ha besado», e infinidad más.

Matías y Yanina, y el buen humor de Cristian Castro

Tuvo la idea de traer a Guido Suller como movilero para la Transmisión Gigante de la Corvina Negra, algo sumamente bizarro. Y estuvo a punto de lograrlo, pero al final no pudo concretarse. Un día en pleno verano sonó el teléfono, era Matías desde Mar del Plata. Tenía a su lado a Ricardo Fort, el personaje del momento. Directamente le pasó el teléfono y lo entrevisté. Nano ni salió al aire, me lo pasó directamente y pagando él mismo la llamada. Eso muestra su extraordinaria generosidad. Era la nota del momento, podría haberse lucido él. Pero su objetivo no era ese, era que la RCC tuviese al aire a Fort.

Con Chano Moreno Charpentier, en ese entonces líder de Tan Biónica

Luego vino el ciclo televisivo 2983, por Cablevisión y por Celta TV. Ahí generó notas inolvidables. La primera en viralizarse, cuando aún no existía tal palabra, fue la de Norma Aleandro. Matías le preguntó si era feliz, y la gran actriz argentina ganadora de un Oscar estalló en carcajadas, lo besó reiteradamente, no podía creer que alguien le preguntase eso. El momento fue levantado por todos los medios, hasta formó parte del Top Five de CQC.

Matías con uno de sus héroes musicales, Gustavo Cerati

En ese mismo programa logró que Alcides, el cantante tropical, se subiese a un camión recolector de residuos cantando «Violeta» junto a sus promotoras y bailarinas. Hizo que Fabiana Cantilo descargue su energía rompiendo a martillazos un televisor. Otra vez organizó un partido de fútbol en la Play Station con Rodrigo Palacio, con Milton Ré imitando a los principales relatores de la televisión.

Carozo y Narizota, con ellos también hizo una nota en la RCC

Jamás visto en la televisión tresarroyense, y nunca se volvió a repetir. 2983 se hacía a dos cámaras, con Matías vestido de traje negro y maquillado. Con una producción con presupuesto local, pero que parecía de Buenos Aires. Un trabajo muy cuidado de edición y post producción, un ritmo de video clip. Un programa que podría haber salido en cualquier canal de aire sin desentonar. Siempre buscando la excelencia.

Un gestito de idea, con el gran Carlitos Balá

Nano fue uno de los que inauguró Onda Uno, la emisora de Fernando García. Tuvo un ciclo donde entrevistaba a famosos, por radio y por streaming de imagen. También una innovación para los medios tresarroyenses.

Despedida de Solteros

Y llegó finalmente la fama tan buscada. Matías se puso de novio con Yanina Pasarello. Se terminó de formar en la escuela TEA. Tuvo un ciclo en Argentinísima Satelital, trabajó en el canal KZO y en Canal 26.

Pero su momento llegó en el reality show de Telefé Despedida de Solteros. Matías y Yanina ingresaron como participantes. Nano puso ahí en práctica todo lo que había aprendido en el derrotero de tantos años. Supo como nadie que lo que garpa es el show, el escándalo, que esa era la forma de trascender. Se puso como objetivo que no pasaría inadvertido. Y así fue.

En los inicios como notero, con Jorge Guinzburg

Primer momento viral: Matías, celoso, por una presunta infidelidad de Yanina, salta el paredón del PH e ingresa en la casa de los otros participantes. Algo completamente prohibido. «No Mati, no Mati» le gritan sus compañeros. «Ahí viene el gordo», se desesperan del otro lado. Los participantes se alejan y se encierran en una habitación. La cámara no acompaña, sólo se escucha una discusión y algunos gritos.

Conmoción general. Los participantes dicen que le pegó. La cámara luego va con Yanina, y el resto de sus compañeros que la consuelan.

Matías logró tener su propio ávatar de la banda Agapornis

Segundo momento viral: ya fuera de la casa, Matías y Yanina están en el piso de Despedida de Solteros. Matías lanza un ataque furibundo contra la conductora Carina Zampini. Le dice que le gusta que el actor de la tira Moisés la agarre por detrás y la «trance». Escándalo de proporciones, nuevamente se habla de él en todos los medios.

Como en ese programa le quedó el mote de «El Gordo», lo llaman de Cuestión de Peso, donde sigue provocando, escandalizando, generando polémica y más polémica. Posteriormente se peleó hasta con el mismísimo Jorge Rial, por una serie de posteos en Instagram que supuestamente le hizo a Morena, la mediática hija del conductor. Nuevamente, escándalo.

Con Flor de la V, para Celta TV

¿Estuvo bien? ¿Estuvo mal? Hizo su juego, supo siempre cuál era el objetivo. Que al monstruo hay que alimentarlo con show. Entendió a la perfección que si quería trascender tenía que ser de manera brutal, sin medias tintas. Es decir, llegó, y en su ley. Lo cierto es que Matías continuó hasta el final de su vida con Yanina. Que formaron una familia con la llegada de Moro. Que nadie recuerda a ninguna pareja de Despedida de Solteros, a excepción de Matías y Yanina.

Entregando un obsequio a Aníbal Pachano

En los últimos años, ya alejado de las polémicas y escándalos, trabajó en el canal cristiano UNIFÉ. Una experiencia televisiva distinta, porque si bien la emisora es de la Iglesia Universal, tiene una programación amplia. Con envíos period´ísticos y noticieros convencionales. Allí volvió a desplegar su arsenal de creatividad. Cubriendo temporadas en Mar del Plata, haciendo sus notas locas, bajando de un colectivo, de trenes. Aportando siempre ese plus, esa vuelta de tuerca, alejándose de la crónica convencional.

Hablé con Matías hace muy poco. Gestionó para que hagamos un móvil para UNIFÉ desde la playa, el día de la llegada de la Fragata Libertad. Es decir, el 2 de agosto pasado. Estaba espléndido, muy enchufado, como siempre. Hará unas tres semanas que nos enteramos de la noticia. Nos quedamos helados. Como hoy, cuando nos enteramos de su partida. Sin poder ni querer creerlo. Acá estamos todavía, con un dolor que nos atraviesa.

Un cariño grande a Yanina, a Morito, a su hijo mayor Tobías. A su mamá y a sus hermanos. Hasta siempre Nano querido, notero eterno.

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICAS