Radio Comunidad Claromecó

Nestor Zoquini cruzó Los Andes a caballo

Nestor Zoquini cruzó Los Andes a caballo

Inolvidable experiencia, que soñó cuando tenía 11 años.

El claromequense Néstor Zoquini pudo cumplir un sueño que tuvo a sus 11 años: el cruce de Los Andes a caballo. 19 años después, lo logró. Una experiencia increíble e inolvidable.

En diálogo con la RCC, Néstor dijo que «superó expectativas, uno lo imaginaba de una manera, pero apareció la magia de Los Andes. Una de las actividades que tiene Mendoza son las cabalgatas de Los Andes, la familia que lo hace también tiene el apellido Mendoza».

Siete días a caballo

Haciendo la cronología de la aventura, Zoquini manifestó que «llegamos en un vuelo a Mendoza, y nos derivaron a un pueblito llamado Las Loicas, al límite con Chile. A 540 kilómetros de la capital provincial, hacia el sur. De ahí nos juntamos un grupo que éramos 20 turistas. Nos llevaron a un puestito arriba de la montaña, y de ahí arrancamos a caballo, durante siete días«.

«Nos higienizábamos lo esencial en una vertiente que salía de la montaña», comentó entre muchas de las experiencias. «Cada ciertos kilómetros hay puestitos, construidos con piedra y paja, ancestralmente. Ahí hacíamos base, bajábamos la montura, y nos arreglábamos con lo que había», sostuvo.

La experiencia no es sólo cabalgar para cruzar la Cordillera, sino también consiste en comer y dormir en condiciones precarias. Añadió Néstor que «hacíamos fuego con las piedras, cocinar, desensillar las mulas, preparar la comida. Uno podía armar una carpa, o podía dormir a la intemperie con una bolsa de dormir. Se recomienda llevar una bolsa de dormir bajo cero, ponían una lona, y se tapaban con cueros. Varios del grupo hicieron esa experiencia. Yo armé la carpa los siete días, el primer día dormí sólo, al siguiente éramos dos, luego tres, cuatro, hasta que no cabían más personas. El frío es mucho».

¿Qué estoy haciendo acá?

Si bien Néstor sabía lo que se iba a encontrar, hubo un día en que se replanteó seriamente su permanencia en ese lugar. Fue a raíz de un fuerte viento, que levantó mucha ceniza volcánica. Comenzó sobre el fenómeno que «ese día me pregunté qué era lo que estaba haciendo ahí arriba. Estábamos a tres mil metros de altura, y de repente a las 4 de la mañana se levantó un viento que yo le calculé de unos 70 kilómetros por hora. Pero creo que era mucho más. Nos levantamos a las 8 de la mañana, donde había que empezar a montar nuevamente. Pudimos cabalgar sólo dos horas, porque el viento continuó todo el día. Es una zona donde hay volcanes, entonces el viento levanta la ceniza. Es como una tormenta de arena acá en la playa».

Agregó que «fue fuerte para todo el grupo. Los animales se cansaban mucho, entonces había que ir al ritmo de ellos. En ese momento también pensaba cómo habrá hecho San Martín en su época para cruzar Los Andes, con esas dificultades y carencias«.

Otro aspecto de la travesía fue la comida. Mencionó Zoquini que «fueron todas comidas típicas del lugar, todo con fuego. La leña iba en las mulas, pero no era mucha, había que racionalizarla, era un recurso fundamental. En cada comida se administraba. Se tomaba sopa, se comían verduras y fruta, chivitos a la parrilla muy ricos. También empanadas típicas de lugar, y pescados. Una combinación muy rara fue una pizza con una especie de escabeche de trucha arriba, también muy rica».

Néstor dijo también que compartió la experiencia con siete rosarinos, dos chicas de Concordia, Entre Ríos. Y otros siete de provincia de Buenos Aires y La Pampa. La mayoría eran estudiantes de unos 30 años, el mayor de la travesía tenía 64 años. Es necesario tener experiencia con caballos, porque son siete días. Hay que tener una preparación previa. Yo por suerte me crié entre caballos, y también me preparé durante bastante tiempo».

Cabalgar en altura

El claromequense marcó las diferencias de cabalgar en el llano y en la altura. Sobre todo viniendo del mar, es decir, de nivel 0. Zoquini señalo que «a mi me costó mucho más. Recomiendan estar dos días antes en el lugar antes de slair, para aclimatarse. Los dos primeros días sentí mucha presión, es como que me faltaba el aire. La primera noche no pude comer, después fui mejorando con el aire. Recomendaron también tomar mucho líquido. Fue toda una hazaña cabalgar en la altura».

Añadió que huboalgunos accidentes menores, que están contemplados en este tipo de aventuras. Dijo que «hubo dos chicos del grupo que se golpearon levemente cuando se cortó un estribo en una bajada, un pequeño accidente, de los que pueden pasar».

Amplitud térmica

Una de las características principales de la zona cordillerana es la llamada amplitud térmica. Calor durante el día, y mucho frío en la noche. Máxime en la altura de la montaña. Aseveró Néstor que «hasta las 9 de la mañana hace frío fuerte, luego hasta las 4 o 5 de la tarde, 25 a 27 grados. Uno tiene que ir sin mangas cortas porque el sol reseca mucho. Y desde las 7 de la tarde en adelante, la temperatura baja a cero. Los pastos amanecían blancos«.

La Bandera de Claromecó

Uno de los elementos que Néstor Zoquini llevó a la travesía fue la Bandera de Claromecó, que de esta forma, cruzó Los Andes. Al respecto subrayó que «el sentimiento mío fue llevar esa bandera, porque uno representa a una localidad. Uno lo ve como tantos pequeños lugares en el mundo que se disfrutan. Es lo que nos identifican. Una de las compañeras del viaje también llevó la bandera de Gualeguaychú. Yo les conté a mis compañeros lo que significa cada elemento de la bandera, que es representativa para todos».

La experiencia fue claramente inolvidable. «Uno aprende de la cultura del lugar, de cómo trabajan en turismo, de un montón de miradas. Muy enriquecedor. Hicimos 75 kilómetros de ida y vuelta, en la parte más angosta de la Cordillera de Los Andes», destacó en el final.

Un comentario

  1. Hermosa experiencia para gente joven que aprecia tanto la naturaleza. En bici ó a caballo, Nestor, te felicito. Muy lindo relatado. Se nota que lo disfrutaste
    ..Felicitaciones!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICAS