Radio Comunidad Claromecó

  TRENDING

Panorama nunca visto en noviembre

Panorama nunca visto en noviembre

El fin de semana largo se vive con intensidad en Claromecó. Como estaba previsto, la cantidad de gente que ha venido supera todo lo conocido para el mes de noviembre.

Realmente, parece un fin de semana de enero. Sin ninguna clase de evento, ya que no están permitidos, la necesidad de la gente de salir era más que evidente. Se especulaba con una importante cantidad de público, pero la realidad superó los pronósticos.

Este domingo el panorama de playa fue asombroso. En los sectores céntricos, y fuera de ellos, hasta donde daba la vista, hubo gente. Con un clima que se asoció, 26 grados, suave viento del sudoeste y cielo parcialmente cubierto.

Desafío

El fin de semana largo sirve de prueba para lo que será la temporada, que empieza en pocos días más. Pero implica un gran desafío en cuanto al manejo de la pandemia. Si bien los casos de COVID-19 en el distrito se encuentran en franco descenso, el problema no ha sido superado.

Por el contrario, es el momento donde más hay que intensificar las medidas preventivas. Respetar el aislamiento social, el uso de barbijo, la higiene y la disminución de la interacción social. Tampoco se puede pretender controles en todas partes, o personalizados. Como ha venido ocurriendo durante toda la pandemia, la responsabilidad individual es y será la clave.

La pandemia continúa

Viendo el panorama planteado, y el que seguramente se avecina, a simple vista suena contradictorio. Pero no lo es. El verano que se viene será histórico, por una serie de factores. Será una temporada única. Porque la pandemia continúa, en el mundo no ha cesado. Por el contrario, se ha intensificado. En los países del Hemisferio Norte el COVID-19 arrasa. En naciones europeas se baten récords de infectados, se ha regresado a Fase 1, con toque de queda incluido. La denominada «segunda ola» es implacable, peor que la primera.

En Argentina y en la región, como es lógico, los casos van descendiendo. Después de haberse nucleado en el AMBA, el virus comenzó a expandirse por el interior, y lógicamente, llegó al distrito. El 23 de agosto fue el día en que se detectó el primer caso de este brote, más allá del único caso que se había registrado en abril. A partir de allí, y durante más de dos meses, la cifra de positivos fue creciendo día a día.

Parecía descontrolarse, con un aumento considerable en la ocupación de camas en el Hospital. De hecho tuvo que ampliarse la Sala COVID porque la primera colapsó. Se activó el Sistema Unificado de Salud, que había sido anunciado en marzo por las autoridades. Algunos internados en el Hospital fueron derivados a clínicas privadas. En Claromecó mismo llegaron a registrarse más de 15 casos activos.

El virus no se fue

La cifra de casos activos llegó a superar los 350. Hoy en día son 160. Es el número que refleja claramente que la curva está descendiendo. Aunque el virus sigue atacando a los pacientes más vulnerables. En forma reciente se produjeron tres decesos en un mismo día. Es decir, las personas de riesgo, y los adultos mayores siguen estando muy expuestos a la pandemia. Actualmente hay cuatro personas cursando la enfermedad, con respirador automático en la Terapia Intensiva del Hospital Pirovano.

Actualmente el panorama es un poco más alentador, pero lejos está de ser un problema superado. El Municipio aplico una serie de medidas restrictivas, que fueron flexibilizándose con el correr del tiempo. Pero tuvieron su efecto. Porque la realidad marca que los casos empezaron a descender exactamente 15 días después del comienzo de su aplicación.

¿Qué pasará en la temporada?

Y en medio de todo esto, la temporada que se larga. El fin de semana largo es una prueba piloto. A primera vista asusta la cantidad de gente, sobre todo porque fueron muchos meses de ver un panorama completamente distinto. Pero es la realidad, y también es lógico. Tras casi 9 meses de aislamiento, la necesidad del público de salir es indudable. Aún no se ha abierto el turismo de forma completa, por lo que la gente de la zona casi que no tiene otra alternativa. Aún abierto el turismo, la opción Brasil por ejemplo u otras playas del exterior, no suenan muy atractivas, al menos por ahora.

Estos factores son los que hacen prever un verano único en materia de público. ¿Y qué pasará en la temporada? Es la gran pregunta. Y la respuesta es que depende de la responsabilidad individual. A esta altura ya todo el mundo conoce y sabe lo que hay que hacer y lo que no.

Atención sanitaria

Acerca de la atención sanitaria, se sabe que habrá una Posta enviada por la Provincia. Pero básicamente, la estructura es la misma. Es decir, insuficiente para una pandemia de estas características.

La Provincia al momento de lanzar el anuncio de la temporada, dijo que quienes se infecten de COVID-19 deberán regresar a sus lugares de origen. Claro, aquellos que puedan, que la salud de los permita. ¿Y si vinieron en colectivo? La realidad es que, tanto en este como en otros puntos, es incierto lo que sucederá.

El Centro de Salud local deberá establecer estrictamente los turnos, para evitar conglomeraciones. Porque al día a día de lo que ocurre habitualmente en temporada, hay que sumarle el virus, ni más ni menos. Todo un desafío, y para pocas personas.

El doctor Guerra, el gran protagonista

Desde la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Tres Arroyos, su titular, el doctor Gabriel Guerra, se ha convertido acaso en la figura del año. Sus ya clásicos audios nocturnos con el informe diario han sido lo más escuchado del año. No es un ranking musical, son los audios de Guerra.

Siempre con un tono pausado y calmo, aún en los peores momentos, Guerra asumió la tarea de no sólo informar, sino educar. Ha repetido hasta el hartazgo las medidas de prevención. Su voz diciendo «medidas de higiene, distanciamiento social, uso de barbijo», están en el inconsciente de cualquier habitante de este distrito.

El mismo secretario de Salud ha dicho recientemente que toda actividad al aire libre siempre es bienvenida. En referencia al fin de semana largo y a la presencia de la gente en la playa. Pero también dijo que las medidas preventivas no deben abandonarse.

Barbijos

Lo que se vio el fin de semana marca algunos puntos: poco uso de barbijo. El tapaobcas ha sido tema de conversación nacional. Que sirve, que no sirve, que la OMS dijo una cosa y después otra. Lo cierto es que es obligatorio, no es optativo. Hay que usarlo. Punto.

Estando en la playa, con el grupo conviviente, no es necesario su uso. Esto lo remarcó en su momento el doctor Daniel Olivera en esta radio. Por eso dijo también que hay que llevar el tapabocas en el bolsillo. Muchos malinterpretaron esta frase. En realidad explicó que caminando por la calle, sin gente alrededor, no es necesario el uso. Pero siempre hay que llevarlo, en caso de cruzarse con alguien. Y fundamental, para ingresar en los comercios. Sobre este punto, tampoco hay opciones. Es obligatorio e indispensable su utilización.

Para la playa, en la nueva realidad que toca vivir, el barbijo y el sanitizante, tienen que formar parte de los elementos cotidianos. En el bolso playero, a partir de ahora hay que agregar el tapabocas y el alcohol en gel. Tiene que ser parte de la rutina.

Y desde luego, mantener y respetar el distanciamiento. No compartir el mate, otro tema clave. Será también parte de la nueva normalidad el hecho de llevar varios mates y no uno sólo.

Comercios

En cuanto a los comercios, como era de esperarse, durante el fin de semana se observaron largas colas para ingresar. En la gran mayoría la gente usó barbijo, pero no en todos. Aquí es necesario poner énfasis. No se puede ingresar sin tapabocas. Deberá ser responsabilidad de los clientes, y de quienes están al frente de la atención al público.

Nueva Normalidad

Todo es parte de la llamada Nueva Normalidad. Así como hay que tener precaución en el mar, al circular con vehículos, y demás, ahora también habrá que acostumbrarse a las disposiciones. No es cómodo, no es agradable, pero es así.

No se trata de coartar la libertad de nadie, sino de garantizar la salud de todos. Es imposible poner un inspector en todos los sectores.

En San Martín de los Andes las autoridades decidieron regresar a Fase 1. Ante un crecimiento sostenido de casos y el colapso del sistema de salud, se tomó la drástica decisión. Es de esperar que en este distrito no ocurra lo mismo. Por eso más que nunca, ESTÁ EN NUESTRAS MANOS.

2 respuestas

  1. Excelente las medidas de seguridad pero la gente tiene que tomar conciencia porque ya sabemos como somos…al que no cumpla , que se les de una advertencia y a la próxima q se le terminen las vacaciones. Ellos se van en 15 días pero los habitantes de Claromeco están siempre y no tienen por q pagar las consecuencias de los irresponsables.

  2. EXCELENTE NOTA.CLARÍSIMO. A no distraerse ,cumpliendo las reglamentaciones y a disfrutar de nuestro hermoso lugar en el mundo.POR FAVOR! a cuidarse al máximo y todos podremos tener un hermoso veraneo.CUMPLAMOS lo que se nos pide.No és difícil!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICAS