Radio Comunidad Claromecó

  TRENDING

Te Aguanto Hasta Alaska, familia viajera

Te Aguanto Hasta Alaska, familia viajera

Por estos días una familia que recorre el país está en Claromecó. Una aventura a bordo de un furgón Mercedes Benz 180.

Te Aguanto Hasta Alaska, así se llama el proyecto de esta familia de Rafael Calzada. Una idea que por ahora se vio alterada por la pandemia, pero no suspendida. La idea era unir Ushuaia y, justamente, Alaska. Al no poder realizar la travesía por el cierre de las fronteras y la segunda ola de COVID-19, iniciaron igual el viaje, por Argentina.

Al cumplirse un mes del comienzo de la aventura, y mientras disfrutan unos días en Claromecó, la RCC habló con Flavia, la mamá de la familia viajera. «Nuestra idea se originó hace casi dos años, obviamente ahora con la pandemia tenemos que esperar que abran las fronteras, pero este año vamos a estar recorriendo nuestra hermosa Argentina«, señaló en el inicio.

El nombre del viaje lo dice todo. Te Aguanto Hasta Alaska. Es la convivencia de 5 personas, dos adultos y tres chicos, recorriendo todo el continente americano. «Imaginate que somos 5 viajando en una MB 180, dos adolescentes, una niña, dos adultos, hay que aguantarse«, sostuvo Flavia entre risas.

MB 180 adaptada para el viaje

Espacio reducido, pero totalmente funcional. Así lo planteó la familia de Calzada al modificar la camioneta y adaptarla a sus necesidades de vivir viajando. Comentó Flavia que «es una MB 180, tenemos dos camas grandes, cocina, baño. Pudimos distribuir bastante bien para entrar los 5«.

El recorrido se inició hace un mes. Agregó en tal sentido que «nos hicieron una despedida en Pompeya, una gente hermosa que también son viajeros. Estuvimos en Chascomús, Valeria del Mar, Mar del Plata, Sierra de los Padres, Rauch, Tandil, Azul, unos días en Tres Arroyos, y llegamos acá. Claromecó es muy hermoso, super tranquilo, la gente muy amable, estamos felices de estar acá«.

Viajar y trabajar

Al igual que la historia de Edu y Jesi, los viajeros de la Gitana Rodantera que estuvieorn en Calromecó hace un par de semanas, la familia de Flavia trabaja durante el recorrido. Destacó que «yo soy profesora de inglés, sigo teniendo mis alumnos virtualmente, y estamos vendiendo budines. Tenemos nuestro horno en la camioneta, hoy fue un gran día de ventas, vendimos todo. Nosotros publicamos en los grupos de Facebook nuestros budines, y la gente siempre nos ayuda y responde. Es lo que queremos demostrarle a nuestros hijos, que en el mundo hay mucha gente buena, que no es todo lo que se ve en las noticias».

Sobre la educación de los chicos Flavia señaló que «seguimos virtualmente las clases. Y cuando estemos fuera del país, ellos estudian en el CEADE, que pertenece al Ejército Argentino, y es para chicos que estudian en el extranjero. Nunca quisimos que pierdan la educación».

Es posible

Te Aguanto Hasta Alaska demuestra una vez más que se puede vivir viajando. Destacó Flavia que «es posible, nosotros teníamos nuestra casa, nuestros trabajos. Sin embargo, en un momento nos dimos cuenta que no daba para más. Vivíamos trabajando para tener más, no disfrutábamos la crianza de nuestros hijos. Nos costó salir de la estructura, pero es posible, podemos seguir trabajando, y nuestros hijos seguir estudiando. Nos dimos cuenta el día que salimos, que es posible, nos emocionamos mucho. Logramos lo que veníamos trabajando hace dos años».

Agregó que «mucha gente sueña con esto, pero la mayoría de las veces ese sueño queda guardado en un cajón. Yo digo que se puede, hoy en día muchos siguen trabajando online. El año pasado yo me acostumbré a dar clases online, y los chicos también. Por eso encaramos el viaje sin miedo en ese sentido. Aprendimos todos».

Hay que animarse y sin importar lo que te digan los demás. Nos hemos encontrado con muchos comentarios negativos, como que somos vagos, que los chicos no van a estudiar. Pero hay que seguir con los sueños, y animarse a seguir un estilo de vida más libre, y que abre muchas puertas», puntualizó.

Sin rutina

La familia no tiene rutina. Se levantan a la mañana y no saben qué harán ese día. Tampoco saben cuánto tiempo se quedarán en cada lugar. Y ese es justamente el objetivo, escapar de la rutina y tener una vida con más libertades. «Nunca tenemos un plan concreto, y eso nos motiva a seguir. No existe un día igual al otro«, destacó.

Para seguir el viaje, en Facebook e Instagram lo encontrás como Te Aguanto Hasta Alaska

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICAS